La Ce-Ci

Y después de que la Señorita Z dejara bien clarito que nunca, pero nunca jamás volvería a salir el Príncipe E ni la Princesita I por desobedientes, los reyes no sabían que hacer para encontrar a alguien que pudiera acompañar a los pequeños cuando querían salir a jugar o pasear.

Un día, la Enfermera C se ofreció a ello. Esperemos que con este nuevo acompañante los traviesos príncipes se porten algo mejor 😉

Os dejamos como siempre el cuento y la canción para que lo disfrutéis en casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *