¡¡Tengo una cara!!

Bueno, otro de los aprendizajes más fundamentales de esta etapa es el conocimiento del propio cuerpo. Aquí entran en juego diferentes aspectos: partes del cuerpo, control del mismo, conocimiento de mi cuerpo y sus posibilidades, emociones,…

Todo lo referente al desarrollo, control y conocimiento de mi propio cuerpo se trabaja a través de diferentes sesiones de psicomtricidad (lo que se conocía como gimnasia) en la que se realizan actividades para el fomento y desarrollo del equilibrio, la coordinación, desplazamientos, saltos, trabajo de conceptos, circuitos,…

Pero hay otra parte que es la conocida como el conocimiento del esquema corporal. Que es el ir siendo capaz de reconocer en mi propio cuerpo y reproducir las diferentes partes de mi cuerpo. Este trabajo comienza en tres años con la cara y sus partes.

Primero interiorizamos las diferentes partes en nuestra propia cara y la de los compañeros. Para ello hacemos actividades y juegos en gran grupo con las que nos reímos una barbaridad: jugamos a poner caras, a adivinar algunas partes, a inventar otras caras, aprendemos varias canciones, trabajamos las emociones de este primer trimestre (alegría y tristeza) poniendo caras,… jugamos a adivinar cómo se siente el compañero analizando su cara,…

Y ahora nos ha llegado el momento de comenzar a intentar reproducir una cara con tooooodas sus partes…¡y se nos da fenomenal! Aunque parezca algo tonto para ellos es todo un logro pues significa que ya son capaces de dibujar un círculo, de hacerlo alrededor de otras cosas, de representar todas sus partes teniendo en cuenta la cantidad y los tamaños,….de hacer pelo con trazos verticales,… ¡¡geniales!!

Aquí os dejo una de las canciones con las que hemos estado trabajando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *