¡¡Este soy yo!!

Y seguimos trabajando en la conciencia del propio cuerpo y conocerlo, además de en su representación.

Para ello, estos días trabajamos con el cuento «Aquiles, el puntito». Es un divertido cuento en el que un puntito muy curioso empieza a sentir la necesidad de explorar el mundo y para poder hacerlo necesita ir haciéndose crecer las diferentes partes del cuerpo. Nos está viniendo fenomenal para el trabajo del esquema corporal y su representación. Aquí podéis disfrutarlo en familia:

Siguiendo con este trabajo, mi pandilla trajo a clase una foto de cuando eran bebés que pegamos en una bonita nube. Varios días después trabajamos con ellas de diferentes maneras:

  • Jugamos en asamblea a adivinar qué compañero o compañera es el de cada foto….¡nos reímos mogollón!
  • Describimos cómo éramos entonces y buscamos diferencias con cómo somos ahora: a muchos nos ha crecido mucho el pelo y ¡lo dientes! jajajaja
  • Pensamos dónde pudieron hacerme la foto según los elementos que aparecen en ella o qué época del año era mirando la ropa que llevamos puesta.
  • Hacemos una lista con tooooooodas las cosas que hemos ido aprendiendo a hacer ahora que hemos crecido y que de bebés no sabíamos como andar, ir solitos al baño, comer solos, hablar, correr, no tener chupete ni biberón, dormir solitos en la cuna…. Y como ya somos tan, pero tan mayores, ponemos en práctica todo lo que hemos ido aprendiendo y nos ayudamos unos a otros cuando lo necesitamos, sobre todo a la hora de prepararnos para irnos a casa ahora que con el frío traemos tanta ropa jejeje

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *